sábado, 5 de marzo de 2011

El 179 de terapia intensiva


Las hadas siempre te esperan

A su madre se le habían empañado los ojos al verla y algo le había hecho repetirse que aquello era un mal sueño .  
Brielle casi no hablaba y parecía mirar a lo lejos, cuando en realidad miraba hacia dentro, hacia lo más profundo de su memoria. Ahora más que nunca disfrutaba encerrarse en sí misma, al fin podía saborear sus memorias sin aquella presión en el pecho; ya no había nada que temer pues pronto llegaría la hora de partir.
La mujer la quedó mirando en silencio. Todavía la recuerdo en la puerta, saludando levemente con su mano izquierda, nada paso. Con su mano, tímidamente, repitio la seña. Luego Brielle quedo sola.  
Chinkii

7 comentarios:

  1. TE paso a decirte q tengas un feliz finde,un besote:)Lindo blog:)

    ResponderEliminar
  2. ohh O_O
    quede re flash con la historia ajaja (:

    ResponderEliminar
  3. amo el nombre Brielle *-*
    No estás sola por cierto
    Y amo cómo escribes*-*

    ResponderEliminar
  4. me encanta cómo escribes. Pero me dio un toque de pena.

    ResponderEliminar
  5. mi chinkilluela ♥ me tienes aqui, vale?

    ResponderEliminar

Gracias :*