miércoles, 8 de diciembre de 2010

Amanda lo deseaba más que yo





Fotografías : Dara Scully 

Y sí que lo hacía, sobre todo cuando regresaba a su lado. Aún no termino de comprender cómo tanta pasión podía encerrarse en un cuerpo tan pequeño. No lo comprendía, pero me encantaba. Enloquecía con aquella absurda timidez, aquella mirada sugerente acompañada de una vergüenza profunda. Amaba lo agudo de sus vértices cuando hacíamos el amor. Y, con el pasar de las noches,  me volví dependiente de sus susurros y gemidos,  más enredada en sus rizos castaños. Porque aunque se lo hiciera siempre a oscuras, sin haber visto por completo su desnudez, estaba convencida de su hermosura.
Después solía acurrucarme sobre su pecho con mis piernas aún aprisionadas por las suyas, todo para oír su corazón y poder soñar con sus latidos de música de fondo. Con  Amanda todo era tan frágil ! Por eso escuchaba con atención cada latido, porque en el fondo sabía que la noche siguiente podría ser demasiado tarde.

Chinkii

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias :*