miércoles, 1 de diciembre de 2010

Caligrafia mental

Los minutos pasaban perezosos frente suyo. Sentada en medio de aquel amplio salón gris, Brielle era hipnotizada por los primeros rayos de sol filtrados por la cortina, no podía comprender cómo las personas a su alrededor pasaran por alto tanta belleza, una melodía tonta revoloteaba en su cabeza mientras, enlace tras enlace, el hidrocarburo se enredaba volviéndose más y más complejo. Uno, dos, miles de reacciones y propiedades grises. Todos entendían aquello, a excepción de Brielle, ella pensaba en corrido y a todo color.

-Chinki-

Muchisimas gracias por sus buenos deseos, cada uno significó una sonrisa.

Paso por sus blogs apenas pueda
Besos <3

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias :*